miércoles, mayo 16, 2018

ORACIÓN Y TRABAJO: TE ESTÁ CANTANDO EL MARTILLO


 Evangelio en la calle.


Te está cantando el martillo,
y rueda en tu honor la rueda.
Puede que la luz no pueda
librar del humo su brillo.
¡Qué sudoroso y sencillo
te pones a mediodía,
Dios en la dura porfía
de estar sin pausa creando,
y verte necesitando
del hombre más cada día!

Quien diga que Dios ha muerto
que salga a la luz y vea
si el mundo es o no tarea
de un Dios que sigue despierto.
Ya no es su sitio el desierto
ni en la montaña se esconde;
decid, si preguntan dónde,
que Dios está -sin mortaja-
en donde un hombre trabaja
y un corazón le responde. Amén.


Al querer hablar del trabajo y la oración se han ido mi corazón y mi cabeza, casi sin darme cuenta, a este himno litúrgico tan tradicional y conocido de la Iglesia. Y me dije yo: Qué más y mejor que utilizar esta bella combinación poética, llena de fervor, ternura, teología del trabajo, melodía, imaginación, afán de lucha y todo.

Empieza por hacer alabar (cantar) a las mismas herramientas: el martillo, la rueda, su movimiento y el humo. A continuación mezcla con gracejo y soltura el trabajo de Dios y del hombre como si estuvieran en competencia (dura porfía) para hacer creadores a los dos, describiendo a Dios como necesitado del hombre. El sudor está repartido, entroncado, sudado por ambos. ¡Qué dignidad para Dios y para el hombre! Dios Creador y recreador en el ser humano.

¿Cómo se puede afirmar que Dios ha muerto? Él sigue vivo (despierto) en su tarea constructora. Pero, ¿dónde lo encontramos? No en la lejanía (desierto o montaña) sino que su Presencia luminosa ahora se manifiesta (está) en el trabajo de la mujer y del hombre. En ellos se encuentra el Dios Creador del cielo y tierra. Repito: en sus trabajos y corazones está Dios.

La conjunción y configuración poética trabajador-Dios, oración-actividad, cielo-tierra, belleza-esfuerzo hace que hasta el martillo, la rueda y el humo sean la luz del Señor.

¡El trabajo como Dios quiere es una grandiosa oración!


.


Antonio Hernández-Carrillo
 "TU" número 186


No hay comentarios: