martes, mayo 24, 2016

Homilía del Papa: enriquecerse explotando a los trabajadores es pecado mortal


Fuente: Radio Vaticano 19/5/16 (RV.-) Los que se enriquecen explotando a la gente con el trabajo son como sanguijuelas: es pecado mortal, advirtió el Papa Francisco, en la Misa matutina en la Casa de Santa Marta.

Ricos chupasangre de los pobres

La primera lectura del día, de la Carta de Santiago, es una firme advertencia para los ricos que acumulan dinero explotando a la gente. Tras señalar que «las riquezas en sí mismas son buenas», pero que son «relativas, no una cosa absoluta», el Papa explicó que se equivocan los que siguen la denominada «teología de la prosperidad», según la cual «Dios te hace ver que andas en justicia, si te da tantas riquezas». El problema no es el de atacar las riquezas, porque no se puede servir a Dios y a las riquezas, añadió también el Obispo de Roma, explicando que se pueden volver «cadenas», que quitan la libertad de seguir a Jesús. Como dice Santiago: «sepan que el salario que han retenido a los que trabajaron en sus campos está clamando, y el clamor de los cosechadores ha llegado a los oídos del Señor del universo» (Carta de Santiago 5, 4)

«Cuando las riquezas se logran con la explotación de la gente, esos ricos que explotan: explotan el trabajo de la gente y la pobre gente se vuelve esclava. Pensemos en lo que ocurre hoy, aquí y en todo el mundo, ocurre lo mismo. ‘Quiero trabajar’ – ‘Bien, te hacen un contrato. De septiembre a junio’. Sin posibilidad de pensión, sin seguro sanitario… En junio, lo suspenden y en julio y agosto tiene que comer aire. Y, en septiembre, te lo vuelven a dar. Los que hacen esto son verdaderas sanguijuelas y viven de la sangría de la gente, que esclavizan con el trabajo».

La explotación laboral es pecado mortal

El Papa Francisco recordó lo que le dijo una joven, que había encontrado un trabajo de 11 horas al día, por 659 euros en negro. Y le dijeron: ‘si te gusta bien, si no vete. Hay otros detrás de ti, hay cola’. Y haciendo hincapié en el clamor de la gente esclavizada, en el grito de justicia que llega al Señor, subrayó la actualidad de la esclavitud laboral, «hoy es una verdadera esclavitud». No es algo del pasado, en lugares lejanos – ya no se va a África para vender esclavos en América. No. Ocurre en nuestras ciudades: hay traficantes que tratan a la gente con el trabajo sin justicia:

«Ayer, en la audiencia, meditamos sobre el rico Epulón y Lázaro. Este rico estaba en su mundo, no se daba cuenta de que detrás de la puerta de su casa había alguien que tenía hambre. Pero esto es peor. Ese rico, por lo menos, no se daba cuenta y dejaba que el otro se muriera de hambre. Esto es peor: ¡esto es hambrear a la gente con su trabajo por mi provecho! Vivir de la sangre de la gente. Y esto es pecado mortal. Es pecado mortal. Se necesita tanta penitencia, tanta restitución para convertirse de este pecado».

Jesús nos dice aún hoy que no hay que acumular riquezas esclavizando a los trabajadores

El Santo Padre invitó a meditar sobre la explotación que esclaviza a los trabajadores, drama tristemente actual:

«Pensemos en este drama de hoy: la explotación de la gente, la sangre de esta gente que se vuelve esclava, los traficantes de personas y no sólo los que trafican con las prostitutas y los niños en el trabajo de menores, sino en ese tráfico, digamos más ‘civilizado’: ‘Yo te pago hasta aquí, sin vacaciones, sin seguro sanitario, sin… todo en negro… ¡Pero me vuelvo rico!’ Que el Señor nos haga comprender hoy aquella sencillez que Jesús nos dice en el Evangelio de hoy: es más importante un vaso de agua en nombre de Cristo, que todas las riquezas acumuladas con la explotación de la gente».

(CdM - RV)

Fuente: Radio Vaticano 19/5/16



domingo, mayo 15, 2016

Papá Noel ha muerto en Motril


 "El fallecido, que no llevaba documentación, podría ser un hombre de unos 70 años y natural de Motril que utilizaba un chamizo situado en las cercanías de la nueva estación de autobuses para dormir" (Ideal de Granada).

   Con esta reseña conocíamos la noticia de la muerte a "solas" de este hombre, un mendigo con el que muchas veces nos hemos cruzado en los últimos años en Motril. Muchas preguntas sin respuesta y un pellizco en el estómago nos deja el recuerdo de esta persona que "convivía" con nosotros en las márgenes, a doscientos metros de nuestra mirada cuando menos ocupada y distraída.


   Reproducimos por su valor humano y testimonial este bello post de Fermín Anguita que ha publicado en su blog "El Diamante Azul" cuya lectura recomendamos:

"Me quedé con todas las ganas de dedicarle un reportaje. Hace dos años lo vi de espaldas, encorvado y metido en su propio personaje; sin más escenario que la calle trasera de un polígono comercial feo y desvencijado y sin más público que dos o tres perrillos tan pobres como él.

Le conocían bien quienes transitaban a diario por un parque empresarial que se va comiendo un campo, también marchito, donde a duras penas mantuvo hasta el final el cobertizo inmundo donde lo encontraron pudriéndose en un olvido que sólo era de él.

miércoles, mayo 11, 2016

Celebración del DIA de la HOAC 2016 en Cogollos Vega


 
   El pasado domingo día 8 de Mayo, un nutrido número de militantes de la Hoac de Granda nos dimos cita en Cogollos Vega para celebrar en familia el Día de la Hoac 2016. 

    A Cogollos Vega, Granada, 37 años atrás tambien acudieron más de 700 militantes venidos de todos los rincones del territorio nacional para participar en la IV Asamblea General de la Hoac. 

    Llegamos cargados de emociones y recuerdos y pasamos un día entrañable acogidos por la parroquia de Cogollos y sus gentes con quien celebramos un Gesto de Solidaridad y Denuncia bajo el lema "Trabajo Digno para una Sociedad Decente" y participamos en la eucaristía dominical. Terminamos con la comida compartida y una visita rápida al instituto de Cogollos donde físicamente se habían escrito los primeros renglones de esta historia 37 años antes, en agosto de 1979.



..

..

viernes, mayo 06, 2016

Repensar el sentido del trabajo | #Editorial1583



     Se cumplen 125 años de lo que se considera el inicio de la Doctrina Social de la Iglesia. El 15 de mayo de 1891 el papa León XIII publicaba la encíclica Rerum novarum, sobre la situación de los obreros. Su contexto era el de un liberalismo radical y una expansión industrial capitalista que degradaron hasta el extremo las condiciones laborales y de vida de las familias trabajadoras. En esa situación, el Papa hacía un planteamiento fundamental sobre el trabajo humano: «A nadie le está permitido violar impunemente la dignidad humana, de la que Dios mismo dispone con gran reverencia; ni ponerle trabas en la marcha hacia su perfeccionamiento» (RN 30).

     Un año antes, en 1890, tal y como se había decidido en el Congreso Internacional Socialista Obrero de París de julio de 1889, se convocó por primera vez la celebración internacional del 1º de Mayo, cuya reivindicación central era la jornada laboral de ocho horas. El éxito de las manifestaciones hizo que las organizaciones obreras decidieran dar continuidad a esta cita anual. Con el tiempo, el 1º de Mayo se convierte en un símbolo de la lucha y solidaridad de los trabajadores y las trabajadoras por el reconocimiento de su derecho a ser y a vivir dignamente. En la tradición obrera las «ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso y ocho horas de formación», representaban «vuestro reingreso en la vida humana, la libertad de cumplir vuestros deberes hacia vosotros y hacia vuestra clase».


jueves, mayo 05, 2016

DAR ÁNIMO A LOS SIN TRABAJO Y PRECARIOS

 Evangelio en la calle



Nos estamos acostumbrando a  noticias como ésta: 6.640 parados se presentan a unos cuantos puestos de trabajo que, además, tienen un carácter provisional; o como ésta otra: a pesar del llenazo de turistas durante las fiesta últimas, el paro en nuestra ciudad sigue subiendo. En definitiva, vamos viendo como normal que una parte considerable de nuestros vecinos no tengan trabajo y que otra parte lo haga los fines de semana o por la noche en pésimas condiciones: Están a nuestro lado y son de los nuestros.


¿Qué hacemos nosotros? ¿Qué hace nuestra Iglesia? ¿Qué hacen nuestros vecinos? No podemos huir de la historia de cada día, de la realidad, no podemos hacer dejación de lo más nuestro. Porque tocar el paro o la precariedad es tocar la dignidad humana y es romper toda esperanza para la humanidad. El pueblo tiene que ver alguna luz: “El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande, a los que habitaban en una región de sombra de muerte una luz les brilló” (Mt. 4, 16).




Las palabras de Jesús de Nazaret son palabras de ánimo y esperanza: “Venid a mí los que estáis cansados y agobiados, que yo os aliviaré” (Mt. 11,28) o “al ver a la gente, sintió compasión de ellos, porque estaban cansados y abatidos como ovejas sin pastor” (Mt. 9,36).


La ausencia de trabajo y la precariedad tienen más alcance del que parece. Tocan los cimientos de esta sociedad. Ya no valen los parches. Son necesarios militantes que luchen por otra sociedad, al mismo tiempo, que vayan sembrando ánimo a los sin trabajo y precarios haciéndose carne en su propia carne.


Antonio Hernández-Carrillo
 "TU" número 170