jueves, diciembre 28, 2017

NAVIDAD: EL OMNIPOTENTE SE HACE HUMANO

Nuestra opinión en papel



   En estas fechas conmemoramos el nacimiento de Jesús de Nazaret, fecha grande y sencilla para los cristianos. Dios omnipotente se encarna en un niño, se hace débil, pequeño, frágil; necesitado de ternura y amor, de calor y acogimiento, de cuidado y alimento de la madre, de nuestra misma naturaleza humana para… divinizarnos. Esto nos desconcierta y nos sorprende, nos desborda y nos asombra, desde el primer momento de su nacimiento: Lo acostó en el pesebre porque no había sitio para ellos en la posada (Lc 2, 1-14) 

Nació en el seno de una familia trabajadora pobre, en un pueblo marginado: ¿De Nazaret puede salir algo bueno? Replicó Natanael a Felipe (Jn 1, 46). Pablo a la comunidad de Filipos les escribe: Jesús siendo de condición divina, no se aferró a su categoría de Dios, al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, haciéndose uno de tantos (Flp 2,6-7)


La Navidad es celebrar este gran acontecimiento de abajamiento, de gozo, de alegría, de seguridad del Dios de la vida y la fraternidad; es recordarnos el gran legado universal de amor incondicional y sin límites que nos propone Jesús y que nos hace a todos humanos.


Navidad no es el consumo desenfrenado del que se encargan las campañas publicitarias de las grandes empresas y nos lo transmiten desde los distintos medios de comunicación a partir de fechas cada vez más tempranas. No toda la ciudadanía va a poder consumir por igual. De ahí los siguientes hechos y testimonios: María, con 800 € no puede tirar campanas al vuelo; otra vecina con 367 € de pensión no contributiva no puede hacer grandes compras; otros vecinos han tenido que dejar la vivienda y volver a vivir con sus padres, pues con 426 € no pueden permitirse pagar la hipoteca y el resto de necesidades básicas. Y no digamos nada de las 17 familias que pierden diariamente su vivienda (INE), ni del 30% de los niños que están en riesgo de pobreza y exclusión social, ni de las personas que huyen del hambre, de la miseria o las guerras. Según Intermón Oxfam, los señores del Ibex 35, cobran 207 veces más que el empleado que menos cobra de su propia empresa. 


Todos estas situaciones son despreciables, porque destruyen al ser humano y el ser humano está hecho para la acogida, la solidaridad y la fraternidad como demuestran estos hechos y testimonios de signo distinto: El joven que se va a los campamentos saharauis para acompañar a aquella gente; el vecino que lucha con “Stop Desahucios” en contra de que las familias sean desalojadas de sus casas; aquel otro que deja su vivienda para que sea habitada por una familia sin recursos; los voluntarios que acuden a acoger a los inmigrantes que llegan en pateras…


Seamos sinceros y dejemos al hombre viejo del consumismo y convirtámonos al hombre nuevo de la acogida y fraternidad (Ef 4, 22-24) combatiendo todo lo que destruye al ser humano y construyendo el Reino de paz contra la violencia, de justicia para el pobre, de liberación para el oprimido, de defensa de los derechos de los débiles (Lc 6, 32-35). Si hacemos esto, estaremos celebrando siempre la Navidad.


La felicitación de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) para esta Navidad recoge una frase de nuestro primer militante Guillermo Rovirosa, refiriéndose lógicamente al nacimiento de Jesús, en la que dice: En un lugar escondido, donde nadie podía pensar, sin bombo ni platillos, ante la indiferencia universal…y aparece la foto de un niño sucio y abandonado en una caja de cartón.



Virginia Pinilla Moreno
Militante de la Hoac de Granada
Publicado en Ideal de Granada ( 27/12/17)


sábado, diciembre 23, 2017

En un lugar «escondido»…




     Fernando Díaz Abajo | Donde nadie podía pensar, sin bombo ni platillos, ante la indiferencia universal… Ahí nace Dios.

Nuestro mundo «pone» siempre la navidad antes de tiempo: luces en las calles, adornos, música, escaparates, catálogos de regalos, centros comerciales repletos de gente consumiendo, gastando, caminando hacia una prometida felicidad, hacia esa oferta que dice que si tienes más, gastas más, y estás por encima de los demás, serás feliz, y todo tu mundo será genial. Hay mucho ruido ahí. Demasiado como para poder vivir la verdadera Navidad. Tanto ruido, que nos adormece y nos ensordece. Tanto que, si entramos en esa espiral, perdemos la guía y el camino para llegar a la verdadera Navidad.

Seguir leyendo  -- >>

miércoles, diciembre 20, 2017

LA LÓGICA DEL PESEBRE DE BELÉN


 Evangelio en la calle.


Puede que la frase del Evangelio de Lucas: “lo acostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada” (2, 7) nos suene a algo infantil y dulce y nos deje sin buscarle su lógica central. (Nótese que en ese pasaje en el que se narra el nacimiento de Jesús, aparece dos veces más lo del pesebre: vers. 12 y 16). Vamos al grano: ¿Cuál es esa lógica? Que en Jesús de Nazaret, Dios no se disfrazó de hombre reduciéndose a una idea lejana y celestial sino que se hizo cercano a aquellos y aquellas que son despreciados, perseguidos, sin trabajo, refugiados…”La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros” (Jn 1,14).

La lógica del pesebre es la proximidad de Dios con cada una de esa pobre gente que sufre el peso de la explotación, soledad o desprecio de este mundo y de nosotros mismos cuando nos dejamos llevar por la lógica de los privilegios o por nuestras exclusivas fuerzas y no confiamos plenamente en el Dios de Belén. El pesebre es una invitación contundente a romper la lógica de los fuertes y aferrarnos a la lógica de los débiles..

No seamos miopes, la lógica de este mundo es una llamada, a veces clara y a veces camuflada, a aferrarnos a los privilegios, al dinero y a la exclusión del diferente y la lógica del pesebre nos conduce irremediablemente a la compasión, inclusión y gratuidad.

El Papa Francisco en la Navidad del año pasado nos invitaba a “detenernos frente al pesebre”. Esa contemplación lleva a: 1.- Dar gracias por tantas señales de entrega desinteresada que el “Dios con nosotros” (Mt 1,23) concede a tantas y tantas personas y comunidades y a nosotros mismos. 2.- Asumir la responsabilidad que nos pertenece sin desanimarnos y sin buscar privilegios ni protagonismos. Dios se mete en el “lío”, metiéndonos a nosotros con él y 3.- Exigir el pan y trabajo que no nos esclavice y que nos permita proyectar un futuro de la mano de Dios y de nuestros hermanos.

Por favor, ¡no seamos posaderos, seamos pesebres!
.

Antonio Hernández-Carrillo
 "TU" número 182 





lunes, noviembre 20, 2017

#JornadaMundialdelosPobres



     El papa Francisco ha convocado para el 19 de noviembre la primera Jornada Mundial de los Pobres. Desde el principio de su ministerio, Francisco ha insistido en que necesitamos situar a los pobres «en el centro del camino de la Iglesia». Así, en Evangelii gaudium, decía: «Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres» (n. 187); porque «el corazón de Dios tiene un sitio preferencial para los pobres (…) Dios les otorga su primera misericordia. Esta preferencia divina tiene consecuencias en la vida de fe de todos los cristianos, llamados a tener los mismos sentimientos de Jesucristo (…) Por eso quiero una Iglesia pobre para los pobres» (nn. 197 y 198).

Seguir leyendo  -- >>


domingo, noviembre 19, 2017

POBRE DE SOLEMNIDAD Y TRABAJADOR


 Evangelio en la calle.


Él es marroquí. Trabaja en el cultivo y recogida del tomate en una zona de invernaderos. Se desplaza en su vehículo, que corre a su cuenta, un par de horas diarias. Trabaja otras nueve y cobra 40 € el día que lo hace. Tiene que pagar alquiler de piso, luz, agua, la gasolina del traslado (200 kilómetros), butano… Dependen de él su compañera y dos hijos. ¡Decidme si con cuarenta euros se puede vivir con desahogo! Y decidme también si este trabajo es signo de estabilidad, desahogo familiar, posibilidad de una vida digna o de alimentación adecuada para los hijos.

Necesariamente este vecino marroquí tiene que acudir a Cáritas porque ese jornal no llega ni para la mitad de sus necesidades.

Y por eso mismo podemos preguntar: ¿Tener trabajo es señal de una vida digna para el obrero? Y doy ya la respuesta con los hechos en la mano: ¡Por desgracia, en los tiempos que corren, se puede trabajar y ser pobre de solemnidad o “pobre legítimo” como decía un viejo gitano de mi barrio!

El “ganar el pan con el sudor de la frente” bíblico lleva consigo el trabajo pero también el pan, que siempre será signo y símbolo de bienestar, felicidad, dignidad y vida en abundancia para la familia y para la comunidad.
Jesús de Nazaret se ganó el pan para su sustento y Pablo recomienda a los tesalonicenses que trabajen con tranquilidad y coman el pan que ellos mismos ganan (II Tes 3,12).

Si el trabajo no es pan, ¿qué es? Por eso, el trabajo de tantos miles y miles, como el del marroquí, clama al cielo: “El jornal de los obreros que han segado vuestros campos y ha sido retenido por vosotros está clamando y los gritos de los segadores están llegando a los oídos del Señor todopoderoso” (Sant 5, 4)) y está destruyendo la dignidad del trabajo en nuestra sociedad y, por eso mismo, luchar por el trabajo y el pan inseparablemente es una señal inequívoca de ser buena gente y buen cristiano. ¡Danos hoy nuestro pan!

¡Manos a la obra!

.

Antonio Hernández-Carrillo
 "TU" número 181 

jueves, noviembre 16, 2017

Nuevo gesto de la HOAC de Granada en torno al Trabajo Digno.


     Un mes más y dentro de la campaña "Trabajo Digno para una Sociedad Decente" nos hemos dado cita en para expresar publicamente la urgencia de un Trabajo Digno. Fue en la tarde del pasado sábado 11 de noviembre; y en esta ocasión hemos compartido Gesto y Eucaristía con la comunidad parroquial de Santa Fe (Granada) para denunciar que el trabajo tal y como está organizado no es digno ni decente, y así unidos a toda la HOAC hemos puesto de manifiesto, como nos recuerda el papa Francisco, que a quien se le niega el trabajo o se le ofrece en condiciones indignas, se le roba su dignidad.








miércoles, noviembre 15, 2017

A MÁS TECNOLOGÍA, MÁS DERECHO A UNA RENTA BÁSICA

Nuestra opinión en papel



   Cuando Dios crea al hombre, lo pone en el jardín de Edén y le confía el cuidado de la tierra. Así lo dice el libro del Génesis (c. 2, ver. 15): “Tomó, pues Yahveh Dios al hombre y le dejó en el jardín de Edén, para que lo labrase y cuidase”.

Dios pone la tierra en las manos y al cuidado del hombre. El hombre deberá respetarla, cuidarla y ponerla al servicio de la Humanidad entera, con su trabajo y su inteligencia.

De estos presupuestos se deduce que el trabajo, que el hombre realiza para cuidar de la tierra y que ésta alimente a los hombres, encierra una gran dignidad, porque proviene de la persona, que posee gran dignidad por proceder de Dios y porque su finalidad es cuidar, proteger y alimentar a los hombres.

Por ello, con toda razón el Papa Francisco en su carta encíclica sobre la ecología dice: “Estamos llamados al trabajo desde nuestra creación…El trabajo es una necesidad, parte del sentido de la vida en esta tierra, camino de maduración, de desarrollo humano y de realización personal” (Laudato Si, n.128)

El trabajo es una necesidad, nos dice el Papa, y con razón, pues el hombre ha venido a este mundo para realizarse como persona y para colaborar al desarrollo y bienestar común. Y eso se consigue mediante el trabajo, que es camino necesario de maduración y de realización personal.

Pero desgraciadamente el mercantilismo se va extendiendo cada día más y se va apoderando de todas las realidades de la vida humana. Va convirtiendo en mercancía todo lo que toca; se compra y se vende todo; se compra lo más barato posible y se vende lo más caro posible.

Y el trabajo no se ha librado de este mercadeo, y también se ha convertido en mercancía, que se trata de pagar lo más barato que se pueda. Ha perdido su dignidad; se ha convertido , en muchos casos, en un mercadeo indigno y humillante, que en lugar de ayudar a que la persona madure y se realice, ayuda por el contrario a que la persona se arrastre indignamente ante el poder omnímodo del dinero. Se ha deshumanizado al convertirse en vehículo de esclavizar a la persona; pues ésta ni recibe un salario justo, ni puede compatibilizar su vida laboral con su vida en los demás aspectos de la persona: vida familiar, social, etcétera…

El paro, con todo lo que conlleva, es una amenaza permanente que humilla a la persona y la empuja a arrastrarse.
Y de seguir esto así, cada vez habrá más paro, pues el progreso de la tecnología va creando cada vez más maquinarias, que van quitando puestos de trabajo a los hombres. Ya lo advierte el Papa en la encíclica antes citada: “No debe buscarse que el progreso tecnológico reemplace cada vez más al trabajo humano, con lo cual la Humanidad se dañaría a sí misma”.

Ante este serio problema no debemos quedarnos con los brazos cruzados, pues así la situación se empeorará más. Debemos hablar de esto, suscitar preocupación, animar a que la gente se levante y vaya extendiéndose la conciencia de que cuanto más avance la tecnología, menos puestos de trabajo habrá para los ciudadanos y más beneficios para las empresas.

Y entonces algo habrá que hacer para que la sociedad no estalle. Y lo que habrá que hacer será proporcionar a cada persona una renta básica, para que pueda vivir con dignidad y desarrollarse según sus cualidades

Para llegar a eso será necesario haber creado una conciencia común en ese sentido, pues habrá nacido una nueva Humanidad y una nueva Era Histórica.





Ignacio Peláez Pizarro
Consiliario Diocesano Hoac de Granada
Publicado en Ideal de Granada ( 12/11/17)

lunes, octubre 02, 2017

ENTRE LA SOLEDAD Y LA COMPAÑÍA


 Evangelio en la calle.


Así transcurre la vida. Unas veces navegamos sobre la compañía y otras sobre la soledad, pero, sin duda, el dominio y equilibrio entre una y otra dará profundidad y madurez a nuestro ser humano. Nunca será fácil hacer convivir estas dos situaciones tan frecuentes, necesarias e imprescindibles. Sin espacios de soledad no vamos a ningún sitio y sin espacios de compañía, tampoco.

¡Qué bien supo armonizar los dos polos nuestro Maestro y Señor: Jesús de Nazaret! Sus vivencias de una y otra y de las dos conjuntamente se multiplican en los relatos evangélicos. Voy a entresacar algunas de ellas, primero, de soledad. Nos situamos poco antes de la elección de los doce: “Se retiró al monte para orar y pasó la noche orando a Dios” (Lc 6,12). En el Huerto de los Olivos: “Se alejó de ellos como un tiro de piedra, se arrodilló y estuvo orando” (Lc 22, 41).

Fijémonos ahora en el judío marginal con su compañía sin citar ningún texto concreto porque la relación amistosa con sus discípulos, las mujeres, la multitud, los tirados al borde la vida, la familia de Betania, su Madre, Nicodemo… nos dice continua y claramente que Jesús no fue un solitario. Más todavía: cuando se ve abandonado de sus discípulos, sorprendentemente, dice: “Pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo” (Jn 16, 32). ¡Enorme alcance de este versículo y de éste otro!: “Se dio cuenta de que intentaban hacerlo rey, entonces se retiró él solo (Jn 6,15).

Quizás no sea un equilibrio descomprometido, ni, por supuesto, equidistancia, ni, mucho menos, un dominio burgués lo que hemos de lograr entre la compañía y la soledad. Es mucho más: ¿Será dejarnos llenar de ellas dos en las angustias y esperanzas de los pobres para ir forjando en nosotros la imagen del hombre nuevo (Col 3, 9-11) al estilo de Jesús, que siempre estuvo y está acompañado y solo? ¡Mirémoslo desde esta perspectiva una y mil veces!

¡Buena manera de plantearse la vida, el día, el mes y el curso!
.

Antonio Hernández-Carrillo
 "TU" número 180 

domingo, septiembre 24, 2017

7 de Octubre: Jornada Mundial por el Trabajo Decente


   Desde la Coordinadora Granadina de la ITD (Iglesia por el Trabajo Decente) y con motivo de la de la cebración el próximo 7 de Octubre de Jornada Mundial por el Trabajo Decente se han programado en Granada los actos que se reseñan más abajo y que colminan con un Gesto Público y una Eucaristía que tendrá lugar el la parroquia de Santa Mª Micaela (La Chana) a las 19:30 de la tarde, con la que se quiere mostrar también el compromiso cristiano con estas realidades.

   La Coordinadora de Iglesia por el Trabajo Decente en Granada está compuesta por Cáritas, Cónfer, HOAC, JOC, Pastoral Obrera y Pastora de Migraciones.





miércoles, julio 12, 2017

Gonzalo Ruiz, un motrileño militante de la Hoac de Granada elegido Presidente Nacional.


El Pleno General de Representantes (PGR), máximo órgano decisorio entre asambleas, ratificó la elección de las personas que asumen el servicio en la Comisión Permanente HOAC en las responsabilidades de Presidencia, Formación y Difusión.


En esta reunión plenaria, celebrada este fin de semana en Ávila, se ha ratificado el proceso de elección realizado por toda la militancia, que ha elegido nuevos miembros de la Comisión Permanente de la HOAC, órgano de dinamización y coordinación de este movimiento de la Iglesia cuya misión se desarrolla en el mundo obrero y del trabajo. El servicio en la Comisión Permanente tiene una duración de cuatro años, tiempo que Fefi Valerón, Jesús Fernández-Pacheco y José Fernando Almazán han estado desarrollando y dinamizando las responsabilidades de Formación, Difusión y Presidencia, respectivamente.



En este Pleno se han dado a conocer los resultados de las votaciones realizadas por las personas militantes de la HOAC, que ha proclamado automáticamente, al haberse alcanzado todas las votaciones los dos tercios mínimos requeridos, a:


■ Berchmans Garrido, militante de la diócesis de Barcelona, para la responsabilidad de Formación.

■ Teresa García, militante de la diócesis de Valencia, para la responsabilidad de Difusión.

Para la responsabilidad de Presidencia, las dos personas candidatas no han obtienen 2/3 o más de apoyos de las diócesis, por lo que en el Pleno General de Representantes, según las normas internas de la HOAC, se ha votado y elegido a:

■ Gonzalo Ruiz, militante de la diócesis de Granada, para la responsabilidad de Presidencia.


En este proceso de elección han sido candidatos también Carmen León, de Córdoba y José Francisco Quero, de Málaga, militantes a los que el PGR ha mostrado su disponibilidad con un cálido aplauso.

En la reunión del PGR se han dialogado y aprobado los documentos que determinan las prioridades en la  vida y misión de la HOAC en el próximo bienio. Entre ellos, destaca el Plan de Trabajo 2017-2019; Se ha decidido la continuidad de la campaña «Trabajo digno para una sociedad decente», como proceso de concienciación, oportunidad para sumar voluntades y favorecer el encuentro con otras personas y colectivos, y herramienta de incidencia pública, siempre centrado en la dignidad de las personas. Reforzar la dinámica de participación y colaboración en la iniciativa «Iglesia por el trabajo decente» con la que mantiene una estrecha relación Se ha dado el visto bueno a la dinámica para concretar la presencia y actuación de la HOAC en las situaciones del mundo obrero, identificadas como los ámbitos donde se está produciendo un empobrecimiento y deshumanización más agudos. La HOAC prioriza en estas realidades su Quehacer Apostólico Comunitario, esto es, la tarea y la propuesta que articula este movimiento y sus militantes para responder al dolor y sufrimiento de los trabajadores y las trabajadoras, como opción personal y comunitaria, coherente con los valores evangélicos y con la enseñanza social de la Iglesia. Finalmente se han aprobado los criterios para la renovación del periódico ¡Tú! que se acometerá en los próximos meses.


Comisión Permanente (CP) de la HOAC, julio 2017.
Milagros Villamarín (izq.), responsable de Compromiso; Berchmans Garrido, responsable de Formación; Teresa García, responsable de Difusión; Gonzalo Ruiz, presidente; Carmen Perea, responsable de Organización y Fernando Díaz, consiliario.






jueves, junio 01, 2017

Gesto de la HOAC DE GRANADA en la Parroquia Virgen de las Mercedes




     Último gesto de denuncia dentro de la campaña de la HOAC de Granada sobre "trabajo digno para una sociedad decente". Esta vez hemos compartido el gesto y la Eucaristía con la parroquia de Virgen de las Mercedes, situada en uno de los barros de la zona norte de Granada. Un barrio obrero donde los haya y con una tasa de paro y población inmigrante mucho mayor que en otras zonas de Granada. Antonio Hernández, consiliario de la HOAC de Granada ha presidido la Eucaristía, junto al párroco Julio y otros sacerdotes de su comunidad comboniana.

    La comunidad nos ha acogido con los brazos abiertos han participado del manifiesto leído en la puerta de la parroquia antes del inicio de la Eucaristía, han seguido con interés y han participado en la Eucaristía recordando personas concretas que tiene un trabajo indigno o están en paro. A todas ellas debemos acompañar, trabajar por el camio de mentalidad, nos ha ido recordando Antonio en su homilía, y la HOAC como venimos haciendo, cada vez que realizamos un gesto nos ofrecemos para todo aquello que puedan necesitar de formación, materiales, información etc. Finalmente hemos quedado para el día 8 de junio a las 20 horas donde en un grupo más pequeño continuaremos reflexionando sobre las causas que provocan esta situación, que nos dice Jesucristo y la DSI y qué podemos hacer como personas, como cristianos y como comunidad parroquial.


domingo, mayo 28, 2017

TRABAJO INDIGNO, SOCIEDAD INDECENTE

Nuestra opinión en papel



   Acabamos de celebrar la fiesta del 1 de mayo, día internacional de los trabajadores. Un año más, convocados por los sindicatos, hemos salido a la calle a reivindicar trabajo digno, personas de todos los continentes, razas, religiones y edades unidos fraternalmente, solidarios unos con otros, pidiendo trabajo, empleo estable, salarios justos, pensiones dignas y más protección social.

   Al confrontar estas justas reivindicaciones con la situación que hoy viven tantos trabajadores, vemos que la realidad del trabajo es de tal importancia, que debería ser abordada por toda la sociedad. Siendo conscientes que las respuestas no son fáciles, ni posibles de aplicar desde una cultura que descarta a millones de seres humanos y que pone en el centro de la vida social, al ídolo del “dinero” del “acaparar” y del “tener”, frente al ser y al compartir. Asistimos a la globalización de la economía, donde no hay fronteras para el capital, sin embargo levantamos muros y fronteras para las personas. Es urgente tender puentes, poner en el centro de la vida social económica, política y laboral, a la persona humana. Así nos lo dice el papa Francisco, en la Laudato Si’ (127 y 128) :“… el ser humano debe estar en el centro de la vida” y también nos recuerda que “Sin trabajo la dignidad está herida” (Terni, 20.00. 14).

   La HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) ha estado trabajando durante estos dos últimos años la campaña “Trabajo digno para una sociedad decente”. Igual que en el resto de comunidades autónomas de nuestra geografía, en Andalucía, celebraremos el acto final en Málaga, el 13 de mayo. Nos encontraremos militantes hoacistas, amigas y amigos, compañeros de trabajo y todas aquellas personas que quieran acompañarnos. Vamos a explicitar y visibilizar el esfuerzo de estos dos cursos en los que de mil formas, hemos expresado que una sociedad decente proporciona a sus habitantes un trabajo digno y que un trabajo digno genera una sociedad decente. Mediante un gesto público de denuncia mostraremos la situación que hoy están viviendo los trabajadores en precario, en condiciones indignas, con salarios de miseria que no permiten salir de la pobreza, o lo que es aún peor, los parados y con pocas posibilidades de tener trabajo en un futuro. Hemos tomado conciencia de las causas que originan estas situaciones de injusticia e indignidad, de las dificultades existentes para llevar a cabo una vida personal, familiar y social. Son principios y situaciones que nos van deshumanizando a todos. Una sociedad basada en el economicismo nunca asegurará el trabajo digno a todos sus ciudadanos, porque el interés y la ganancia del dinero, se antepone a las necesidades de las personas.

   ¡Qué pena y qué rabia nos da tener que hablar continuamente de sociedad indecente y de trabajo indigno! Pero bien sabe Dios que lo seguiremos denunciando mientras se siga dando, por desgracia, con tanta frecuencia.

   En nuestro manifiesto de la campaña decíamos: “Frente a la precariedad y flexibilidad laboral, luchamos por un trabajo digno; frente al tiempo productivo, peleamos por un trabajo en condiciones justas para la persona, la familia y la sociedad y frente a la persona productora-consumista, apostamos por el hombre y la mujer comunitarios”.

   Pues bien, para la HOAC de Andalucía será un encuentro liberador la concentración en el centro de Málaga el 13 de mayo, la manifestación que culminará en la denuncia de la situación actual del trabajo, la marcha hacia la Catedral con nuestras pancartas y símbolos para la celebración de la Eucaristía en memoria del Obrero de Nazaret y en solidaridad con las personas en paro o con trabajos precarios e indignos y, finalmente, fiesta y comida solidaria.



Maria José Rodríguez Moreno
Militante Hoac de Granada
Publicado en Ideal de Granada ( 21/5/17)

domingo, abril 30, 2017

Nuevo Gesto Comunitario de la Hoac de Granada con motivo de la campaña #trabajodignosociedadecente


     Abril nos ha vuelto a convocar, como cada mes, en una acción más dentro de la campaña de la HOAC "trabajo digno para una sociedad decente". Esta vez nos ha acogido la comunidad parroquial de S. Agustín. En torno a la Eucaristía, en un clima de oración y con la iglesia llena, nos ha acompañado el consiliario de la HOAC de Málaga, nuestro amigo Salva, que ha concelebrado junto al párroco y a Antonio Hernández-Carrillo, que fue quien presidió dicha celebración.

     Ha sido un buen momento para compartir con otros creyentes el pan y vino de la Eucaristía, y de que se conozca nuestra campaña. En la homilía se nos invitaba a estar cercanos a las personas que sufren, a acompañar la vida de tantos trabajadores en precario, o sin trabajo, ser capaces de plantearnos las causas del por qué ocurren tantas injusticias relacionadas con el mundo obrero y del trabajo, y formar grupos para conocer más en profundidad la DSI. Seremos testigos de Jesús muerto y resucitado, al igual que los discípulos de Emaús y nos reconocerán, si gastamos y compartimos nuestra vida, nuestro pan con los empobrecidos del mundo obrero, y somos capaces de dar luz y vida en medio de tanto sufrimiento. Finalmente quedamos con las peronas interesadas a participar en un nuevo encuentro el día 4 de mayo en dicha parroquia para seguir profundizando en el tema del trabajo.


sábado, abril 29, 2017

#1Mayo | Tender puentes en el mundo obrero y del trabajo



Comunicado del Primero de Mayo de 2017 • Día Internacional del Trabajo • HOAC y JOC.

En twitter #1MCreoPuentes • #1Mayo

Celebramos el 1º de Mayo, la fiesta más importante para el mundo obrero, en el que las trabajadoras y trabajadores de todo el mundo nos unimos para manifestarnos y reivindicar trabajo y mejores condiciones laborales.

Expresiones como: «he llegado a trabajar hasta 17 horas en un día», «cada viernes me dan los turnos de la próxima semana», «tengo un contrato que empieza y termina en el mismo día», «es lo que hay», en boca de Inés, David, Adrián…, son cada día más frecuentes y hacen que el presente y el futuro de las trabajadoras y trabajadores sea incierto, ya que nos lleva al conformismo y a vivir eternamente instalados en la precariedad laboral.

A menudo escuchamos que hemos salido de la crisis, que la economía ha mejorado y que se está creando empleo. Escuchamos menos que esta bajada del desempleo lleva consigo precarización y pérdida de derechos: temporalidad, inestabilidad, falsos autónomos, horas extras no remuneradas y más pobreza. Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en abril el paro bajó en 48.559 personas, muy pocas comparadas con las 3.702.317 que continúan aún registradas en las oficinas de empleo, llevándose la peor parte las mujeres y las personas jóvenes. ...



viernes, abril 28, 2017

Cartel de #Iglesiaporeltrabajodecente en el 1º de Mayo - 2017


Las entidades de inspiración cristiana CáritasConferencia Española de Religiosos (CONFER) • Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) • Justicia y Paz • Juventud Estudiante Católica (JEC) • Juventud Obrera Cristiana (JOC) que forman la iniciativa «Iglesia unidad por el trabajo decente» se unen a la celebración de este 1º de mayo, Día del Trabajo, para reivindicar una vez más la necesidad de promover empleos a la altura de la dignidad humana. Para ello, han elaborado un cartel en el que se sintetiza lo que significa «trabajo decente»



jueves, abril 20, 2017


 Evangelio en la calle.


¿Qué es la vida de la mujer y del hombre sino un intento permanente de pasar del no ser al ser, del vacío a la plenitud, de la cerrazón a la apertura, de la noche al amanecer? Cuando ese paso se dificulta por miles de obstáculos, al humano se le cierra la posibilidad de vivir.

Hablemos más concretamente: Si un parado busca infatigablemente contra tantas dificultades, no desaparece del todo para él la puerta al trabajo; si un obrero tiene un contrato de cuatro horas y trabaja ocho pero no se resigna, tiene un puente tendido; si un enfermo, con un diagnóstico complicado, no tira la toalla, ahí se le abre un puerto de luz. Si un barrio abandonado por la administración cuenta con un grupo de hombres y mujeres que luchan por su dignificación, ya ha dado un primer paso…

Estas situaciones pasan por mi cabeza cuando leo el Evangelio de S. Lucas 24, 1-12. Es una de las narraciones de la Resurrección del Señor. Y me fijo especialmente en estos versículos 10-12: “Fueron María Magdalena, María la de Santiago y las demás mujeres que estaban con ellas las que comunicaron estas cosas a los apóstoles. Pero ellos pensaron que se trataba de un delirio, y no las creyeron. Pedro, sin embargo, se levantó y fue corriendo al sepulcro. Al asomarse, solo vio los lienzos, y regresó a casa admirado de lo sucedido”.

Éste fue el principio de la “resurrección de Pedro”: levantarse y correr.

La Resurrección de Cristo es una nueva vida y creación (ahí tiene su punto de partida todo tipo de cambio). Abre nuestros sepulcros sellados para que Cristo sea luz y vida, empuja hacia la esperanza, tiende puentes, derriba fronteras, libra del oscurantismo y cerrazón, fortalece frente al cansancio y explotación. Eso sí. Cristo Resucitado no nos resuelve los problemas, pero sí alumbra posibilidades infinitas.

¡Escuchemos de nuevo y siempre las palabras del ángel!: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado” (5-6). Él está a nuestro lado y no nos defrauda.


Antonio Hernández-Carrillo
 "TU" número 177 

lunes, abril 10, 2017

LOS DON NADIE EN LA CRUZ

Nuestra opinión en papel



   En los próximos días celebraremos la Semana Santa. Serán muchos los pasos que saldrán a la calle con el Cristo crucificado y, sin duda, miles y miles de personas en las calles aplaudirán al son de la música. En este contexto creo que no viene mal hacer una breve reflexión sobre su significado más profundo. El Cristo crucificado es el ejemplo de una vida entregada y de una muerte inducida y organizada por los poderosos de su tiempo. Hoy sigue habiendo crucificados, son los don nadie, que vemos muchas veces por las calles y plazas de nuestras ciudades y pueblos.

    Me refiero a esas personas que, por vivir en determinadas zonas del planeta, están condenados a morir ante los desastres naturales, fruto de la manipulación originada por los grandes de este mundo o por políticos corruptos. Son las víctimas de la guerra, del hambre: los refugiados políticos, que deambulan o malviven por los distintos países mientras que se les cierran las fronteras. Son los que mueren en nuestras costas buscando un mundo donde poder vivir con dignidad y en paz. Mientras miramos el trono del Cristo en las calles recordemos el texto del Éxodo “No maltratarás al forastero, ni le oprimirás pues forasteros fuisteis vosotros en el país de Egipto” (22, 20).

    Son también don nadie, aquellos trabajadores sometidos a horarios abusivos, que no disponen de tiempo para la vida familiar o social, convertidos en esclavos del trabajo. El papa Francisco dirá que “no se puede definir justa a una sociedad en la que tantos no logran encontrar una ocupación y tantos están obligados a trabajar como esclavos” (Homilía de 10.5.2013). También están entre los don nadie los parados de larga duración, que forman parte de la lista de excluidos de nuestra sociedad o los que teniendo trabajo, en muchos casos precarios, continúan siendo pobres (fenómeno nuevo en nuestra sociedad) o los sin techo que, a pesar de tener en algunos casos trabajo, no tienen vivienda donde cobijarse o los que llaman ilegales, que, al no tener trabajo, tampoco tienen derecho a regular su situación o las mujeres que viven solas o han de sacar a su familia adelante porque no hay más ingreso familiar nada más que el suyo.

    Ellos son los crucificados de nuestro tiempo. No basta con que miremos la cruz. Si queremos vivir una verdadera Semana Santa, abramos bien los ojos y veamos en la cruz de Cristo a tantos crucificados cercanos y lejanos e intentemos calmar su dolor, su sufrimiento y las causas que originan estas situaciones. Como personas estamos llamados a vivir con profunda humanidad y acompañar a que otros también puedan hacerlo. Como cristianos vemos en el Cristo crucificado el rostro de todos los don nadie. Jesús nos invita a cargar esa cruz, y a trabajar junto a ellos para construir su Reino. Un Reino de justicia y de paz, que nos llama a que seamos hermanos y vivamos en comunión.

   Por último, recordemos que el Cristo crucificado ha resucitado y esa es la señal que anuncia que el bien ha vencido al mal. El papa Francisco nos dice: “Su resurrección no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección. Es una fuerza imparable…Habrá muchas cosas negras, pero el bien siempre tiende a brotar y a difundirse (EG 276).




Trinidad Rodríguez Moreno
Militante Hoac de Granada
Publicado en Ideal de Granada ( 7/4/17)

miércoles, marzo 15, 2017

Dignidad en el trabajo: humanizarnos humanizando

Nuestra opinión en papel



   En la vida de las personas y en la propia sociedad juega un gran papel el trabajo que está enraizado con todo lo que rodea la vida cotidiana. En la actualidad, el trabajo ha pasado de ser un bien para la vida a ser un bien para la producción, provocando una inversión de los papeles establecidos. Anteriormente, el trabajo solía ser una herramienta para la vida del hombre, ahora es el hombre el que se ha transformado en una triste herramienta en manos de una economía capitalista y mercantil. El hombre se ha transformado en “la llave inglesa” de la sociedad consumista. 

    Hemos olvidado que la persona es el centro de todo y la medida de la dignidad del trabajo. No es ella la que tiene que adaptarse o subordinarse al trabajo, es el trabajo el que debe amoldarse al ser humano. La persona no puede convertirse en un puro instrumento de la incansable cadena productiva. Debe ser respetada teniendo en cuenta todas sus dimensiones, porque siendo el trabajo “la clave esencial” de toda cuestión social, condiciona el desarrollo no solo económico, sino también cultural y moral, de las personas, de la sociedad y de todo el género humano.


    El Papa Francisco insiste constantemente en la importancia decisiva de la dignidad del trabajo y del trabajo digno para la realización de la dignidad humana, la lucha contra la pobreza y la configuración de una sociedad que, con el trabajo de las personas, cuide la vida de todos y la casa común, realizando así la vocación humana (Laudato Si,128)


   Toda la actividad creadora del ser humano, su vocación, como expresión del amor que lo constituye y que se concreta en la realización de la justicia, no tiene otra finalidad que la construcción de sí mismo y de su felicidad. A este hacerse a sí mismo le llamamos “proyecto de humanización” que, como creyentes, lo definimos como el proceso mediante el cual el ser humano se descubre como hijo de Dios, creado a su imagen y semejanza, y se decide a vivir su vida con coherencia.


   Nosotros como HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), en nuestro proyecto de humanización, nos situamos ante esta realidad del mundo obrero y del trabajo. ¿Cómo lo hacemos?: acompañando la vida de las personas en sus ambientes, colaborando en un cambio de mentalidad, colaborando al cambio de las instituciones para que estén más al servicio de las personas y ayudando a construir y dar visibilidad a experiencias alternativas en la forma de ser y trabajar. Para humanizarnos nosotros tenemos que aprender primero a ser un poco más pobres para que los otros puedan por lo menos SER, sufrir con el otro, por los otros, pero ¿somos capaces de ello?. Hoy en día el ser humano tiene precio pero no valor, “te he elegido, no porque vales, sino porque te amo” (Dt. 4 y 7). Este es nuestro camino, el amor es la culminación de la justicia. La justicia da a cada uno lo suyo, pero el amor lleva a dar al otro de lo mío. 


   Si llevamos todo esto al mundo obrero y del trabajo y lo vivimos en nuestro quehacer diario estaremos realizando una buena labor. Como tarea estamos llamados humanizar humanizando. Dice Pedro Casaldáliga “humanicémonos siempre más, humanicemos siempre, practicando la proximidad”.





Antonio Escribano
Militante Hoac de Granada
Publicado en Ideal de Granada (15/3/17)

lunes, febrero 27, 2017

#Editorial1592. PENSIONES SUFICIENTES: UN DEBER DE JUSTICIA



   Si el Gobierno continúa con su uso abusivo del Fondo de Reserva de las Pensiones lo agotará este mismo año. Esto no era algo inevitable, es fruto de una opción política: el Gobierno tenía y tiene otras posibilidades para incrementar los ingresos, tanto a través de las cotizaciones sociales (su peso en España es del 12,3% del PIB frente al 15,3% en la zona euro y el 13,2% en el conjunto de la UE), como de los impuestos (los ingresos fiscales en España están 6,8 puntos por debajo de la media de la zona euro y 5,4 por debajo de la media de la UE).

   Pero este hecho solo es un síntoma de un problema mucho más grave de cara al futuro. La opción política que se ha hecho respecto al sistema de pensiones va en la dirección contraria a la de la justicia, pues parte de un supuesto injusto: hay que adaptar el sistema de pensiones al nuevo modelo económico-social (el de la especulación financiera, la máxima rentabilidad a costa de lo que sea, el empleo precarizado, el debilitamiento de los derechos sociales…), en lugar de a lo que sería justo: transformar el modelo económico para que responda a las necesidades sociales. ...






jueves, febrero 09, 2017

En torno al futuro del trabajo y de los desempleados.


Nuestra opinión en papel



Nos hemos acostumbrado a hablar de millones de parados (más de 12 millones en la Unión Europea) de los cuales, el 62% lleva más de dos años seguidos en paro. En España, la EPA de octubre del pasado año daba la cifra de 4.320.800 personas desempleadas.

La OIT, en su informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo” dice que para 2019 serán 212 millones las personas desempleadas, frente a los 201 millones actuales.

Los datos parecen poner de manifiesto que cada vez son más los solicitantes que no consiguen acceder a un puesto de trabajo, lo que nos lleva a una situación nueva: “la existencia irreductible de una población compuesta por millones de personas que están fuera del trabajo, a pesar de las múltiples tentativas desplegadas en el nivel de las políticas de empleo y del tratamiento social de la desocupación, y a pesar también de las alternancias políticas” (Robert Castel)

Según Eurostat, cada año, una quinta parte de los Parados de Larga Duración (PLD) se desmoralizan tras infructuosos esfuerzos en busca de empleo, pasando a una situación de inactividad y no participación en programas de activación para el empleo. El problema fundamental con el PLD es que el hecho de estar desempleado, que debería ser una situación pasajera, pase a ser un estado permanente para millones de personas excluidas del trabajo.

Ante esta situación, la Iglesia defiende que el trabajo es una dimensión fundamental de la persona.

Siendo así, el trabajo, debe ser valorado por lo que aporta al trabajador en su proceso de humanización, en su proceso de construirse en coherencia con el ser que le ha sido dado. Ésta actividad creadora también tiene una importante dimensión social, porque además de procurarse el pan cotidiano, contribuye “al continuo progreso de las ciencias y de la técnica y, sobre todo, a la incesante elevación cultural y moral de la sociedad en la que vive en comunidad de hermanos” (Laborem Exercens 1).

Tomando la realidad actual, creemos necesario repensar el trabajo. No podemos permitir que tantas personas se vean privadas de la posibilidad de ejercer su vocación colaborando al desarrollo de la humanidad, mediante la creatividad y el don. Necesitamos avanzar hacia un trabajo que ayude a construir relaciones de comunión, ya que todo trabajo se hace con alguien y para alguien y en todo trabajo se establecen relaciones humanas, que pueden ser de colaboración o de conflicto. Relaciones mediadas por la voluntad y la libertad de la persona.

Para ello, vemos necesario: fomentar actitudes de austeridad que nos lleven a compartir la vida y la lucha de los sin trabajo. Comprender lo que significa hoy la justicia peleando por más trabajo y mejor trabajo. Recuperar el valor del trabajo más allá del empleo: Distribuir de manera justa y digna el empleo y reconocer socialmente todos los trabajos de cuidado necesarios para la vida humana. Generalizar la participación de los frutos del trabajo. Romper la actual lógica de pensar y organizar el trabajo poniendo en el centro a la persona, no la economía y los intereses de unos pocos. Y repensar la empresa, que genere trabajo respetando el tiempo personal, de descanso, familiar y espiritual.

Todos tenemos la obligación moral de cargar con los arrojados a las cunetas y de curar sus heridas. Y debemos luchar por un trabajo decente, “que, en cualquier sociedad, sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer…” (Caritas in Veritate. 63).


Carmen Castañeda Pérez
Militante Hoac de Granada
Publicado en Ideal de Granada ( 7/2/17)

miércoles, febrero 08, 2017

TE OFRECEMOS TODO EL DÍA


 Evangelio en la calle.


Delante de mí tengo el librito: Te ofrecemos todo el día, editado por Ediciones HOAC y que escribí a petición de la Comisión Permanente de la misma HOAC. Yo ya he recibido el premio (o mejor, la bendición y gracia) a mi trabajo al ir desgranando y profundizando, una a una, las pequeñas oraciones que constituyen la Oración a Jesús Obrero, que es parte de nuestra vida y de la vida de la JOC y de tantos cristianos.

Como digo en la presentación, es una gran oración de acción de gracias, ofrecimiento y petición en el sentido más evangélico y en la línea de la mejor tradición de la Iglesia. Pero, bueno, no solo ya recibí la bendición al escribirlo, sino que volvió a descender sobre mí cuando leí el prólogo de nuestro amigo, hijo de militante de la HOAC y obispo de Mondoñedo-Ferrol, Luis Ángel. ¡Con qué unción explica él cómo reza nuestra Oración! Merece la pena leerlo una y otra vez.

La cosa no queda ahí sino que al final un grupo de militantes nos cuentan su experiencia al rezarla. ¡Qué riqueza y variedad! Muchos cristianos y cristianas la tenemos inseparablemente incorporada a nuestra vida. ¡Tú estás o puedes estar entre ellos, sin duda! El epílogo de nuestro amigo y teólogo Jesús va en la misma dirección. Ediciones HOAC con la presentación sencilla y esmerada ha hecho posible el texto. También me fueron muy útiles las aportaciones de Rafael D., Fernando D., Coqui y Serafín.

Pero el agradecimiento mayor va dirigido especialmente a todos vosotros y vosotras que rezáis y lucháis gratuitamente sin esperar puestos de honor, ni dinero ni prestigio porque ya habéis recibido vuestra recompensa con creces, ya que el Señor Jesús os ha colmado de dignidad obrera y cristiana. ¿Qué más se os puede dar? Vuestra oración no es una cosa y la vida, otra, no. Cada reunión, pequeña lucha, oración, “cada día es para vosotros una nueva creación del universo” (Guillermo Rovirosa).

Uno de nuestros milagros es la Oración a Jesús Obrero. Pero nos faltan muchos más.

Antonio Hernández-Carrillo
 "TU" número 175 

lunes, febrero 06, 2017

Gesto de la Hoac de Granada en el Chaparral


 
Un mes más, la HOAC de Granada dentro de la campaña que venimos realizando junto a toda la HOAC a favor de "un trabajo digno para una sociedad decente", realizamos el gesto de denuncia y solidaridad, esta vez junto a la comunidad parroquial de S. isidro en el Chaparral Granada.

Durante la celebración de la Eucaristía con una Iglesia llena a rebosar de matrimonios, niños y feligreses en general la HOAC ha expresado como la Iglesia y la comunidad parroquial, no puede estar al margen de aquellas personas que sufren las consecuencias del desempleo, el trabajo precario o el sufrimiento de aquellos trabajadores que a pesar de tener trabajo no salen del umbral de la pobreza. Se recordaba en distintos momentos como el Papa Francisco nos dice, que cuando no hay trabajo a la persona, se le roba su dignidad.

Los niños atentos a la celebración que se realizaba han sabido expresar como el principal problema que tienen hoy las personas en nuestra sociedad, es el paro y han gritado y leído el slogan de nuestra pancarta " trabajo digno para una sociedad decente" , comprometiéndose a estar cercanos a esos otros niños, que en sus familias sufren las consecuencias de esta lacra injusta. También en la homilía de la Eucaristía presidida por el consiliario de la HOAC, en la acción de gracias y finalmente invitados por el párroco de esta parroquia, Juan Enrique, se ha invitado a reflexionar y a preguntarnos por qué ocurre esto así, como a comprometernos por revertir esta situación. Hemos quedado para reunirnos y seguir profundizando sobre este tema, el sábado día 11.

También el próximo jueves día 9 de febrero haremos esta misma reflexión con grupos parroquiales de la Chana, otro parroquia situada en uno de los barrios obreros de Granada.
Finalmente el 26 de este mismo mes de febrero, realizaremos un nuevo gesto solidario en la Parroquia de Santo Tomás de Aquino de Granada capital, celebrando posteriormente otro nuevo encuentro con aquellas personas interesadas en seguir profundizando en este tema y en la aportación que se nos hace desde la Doctrina Social de la Iglesia al respecto.

Para terminar con las actividades de la HOAC diocesana de este mes, el día 21 de febrero celebraremos la presentación del libro “te ofrecemos todo el día” orando en el mundo obrero, cuyo autor es Antonio Hernández-Carrillo. Dicha presentación será en el Centro Suárez (Calle Marques de Falces, 10) a las 8 de la tarde.

Las tres primeras fotografías corresponden a la parroquia de S Isidro del Chaparral, donde hemos celebrado hoy el gesto referido anteriormente, la 4ª y 5ª corresponden a la parroquia de Santa Micaela en el barrio de la Chana y la 6ª , la parroquia de Santo Tomás de Villanueva. La última fotografía es la invitación realizada para la presentación del libro recientemente editado por la HOAC.


- PARROQUIA DEL CHAPARRAL. GRANADA
  GESTO SOLIDARIO DE LA HOAC DE GRANADA JUNTO A LA
  COMUNIDAD PARROQUIAL DE S ISIDRO, 5 FEBRERO 2017



- PARROQUIA DE SANTA MICAELA. BARRIO DE LA CHANA. GRANADA
  REUNIÓN CON GRUPOS PARROQUIALES PAA REFELXIONAR SOBRE LA
  SITUACIÓN DEL MUNDO DEL TRABAJO EL DÍA 8 DE FEBRERO



- PARROQUIA DE SANTO TOMÁS DE AQUINO. GRANADA
  GESTO DE DENUNCIA Y SOLIDARIDAD DE LA HOAC JUNTO A LA
  COMUNIDAD PARROQUIAL
  DIA 26 DE FEBRERO 2017





viernes, enero 20, 2017

Trabajo y pobreza: acción política urgente.


Nuestra opinión en papel


    Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 27 de los estados miembros de la UE emprendieron 500 medidas de reforma del mercado laboral entre 2008 y 2013. Prácticamente ninguna resultó ser generadora de más empleo y en el 56% de las medidas, los trabajadores salieron perdiendo. Aunque el desempleo se reduce cuantitativamente, aumenta brutalmente el desempleo de larga duración. También los trabajadores pobres son más, y más pobres.

   Refiriéndonos a España, desde que comenzó la crisis el porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social ha ido aumentando progresivamente, pasando de un 24,7% en 2009 a un 29,2% en 2014, lo que se traduce en 13,6 millones de personas según recoge la Encuesta de Condiciones de Vida del INE (2014).

   Estos datos, sin entrar en más detalle, son para echarse a temblar. Mientras tanto nuestros dirigentes políticos siguen ensimismados mirándose el ombligo sin tomar medidas que permitan revertir esta gravísima situación que estamos viviendo, que lejos de remitir sigue creciendo.

   Por tanto urge actuar con prontitud para que esta situación revierta y permita ir saliendo de esta situación a millones de familias a las que hoy se les niega vivir con dignidad. En especial los desempleados de larga duración, los trabajadores pobres, las familias monoparentales, los niños, los inmigrantes y los refugiados. Ellos son, los pobres entre los pobres, los que más severamente están padeciendo esta situación, que no es nueva pero que con la crisis se ha agudizado.

   Pero esto no empezará a solucionarse si no ponemos en el centro de la economía a la persona y no el afán de lucro y la ganancia por encima de todo. Porque como dice el papa Francisco “Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales” EG 202.

   Por ello es necesario actuar con urgencia para que esta situación tan grave empiece a revertir. Los partidos políticos, los sindicatos, las patronales y demás agentes sociales han de elaborar un plan de actuación que ponga en marcha medidas concretas que ayuden a cambiar la situación.

   Es necesario cambiar todas aquellas normas laborales que permiten y fomentan la precariedad laboral, que han quitado derechos básicos y fundamentales a los trabajadores y que hace posible que cientos de miles de trabajadores cobren un salario que está por debajo del umbral de pobreza.

   Hace falta subir mucho más el Salario Mínimo Interprofesional. No hay forma más eficaz de luchar contra la pobreza que dar un salario digno al trabajador.

   Hay que crear un sistema de protección infantil que permita a los menores en situación de pobreza tener un acceso gratis a la sanidad, a la educación, el cuidado, la vivienda digna y una nutrición adecuada.

   Es urgente mejorar los sistemas de protección social, con especial atención a los grupos de población en riesgo, parados de larga duración, trabajadores pobres, familias monoparentales, menores, inmigrantes y refugiados.

   Esta es la primera prioridad política hoy, empezar a paliar el drama que sufren cientos de miles de familias en nuestro país. Y para ello es necesario dignificar el trabajo. Como dijo el papa Francisco en el Parlamento Europeo en noviembre de 2014, “es necesario sobre todo volver a dar dignidad al trabajo, garantizando también las condiciones adecuadas para su desarrollo”.

Gonzalo Ruiz Ruiz
Militante de Hoac. Motril
Publicado en Ideal de Granada 16/01/2017